El Mirador del Fin del Mundo nos espera hoy, así que vamos de ruta una vez más y, tal y como prometimos, dedicamos este post a una de las vistas más espectaculares de nuestra Comarca.

Son muchos los paisajes de nuestro entorno que cortan la respiración: En menos de 40 kilómetros nos encontramos las increíbles montañas de Sierra Nevada, la preciosa Vega del Fardes y el desierto y badlands de Gorafe, tres paisajes que compiten en belleza y espectacularidad y que hacen de esta tierra un lugar único.

Son también numerosos los Miradores desde donde poder disfrutar de estas vistas, pero, sin duda el Mirador del Fin del Mundo es uno de los mejores.

Hay varias formas de llegar hasta allí, hoy vamos a contaros la ruta que nosotros hicimos.

¡Empezamos!

Salimos en coche en dirección a Beas de Guadix, un pequeño y encantador pueblo del Valle del Río Alhama, con sus casas blancas que se derraman por las laderas de los badlands rojos.

mirador del fin del mundo

Antes de entrar en el pueblo, a la izquierda, hay una pista que cruza el río y empieza a ascender, así que podemos aparcar el coche por allí para empezar nuestro paseo.

mirador del fin del mundo

Esta pista asfaltada de unos 2 kilómetros con una fuerte pendiente sube hasta el Mirador.

Nosotros la hicimos andando, con paciencia y frecuentes paradas para que los niños pudieran explorar alrededor, aunque vimos un par de coches (uno subía y otro bajaba), nos enteramos de que no todo el mundo se atrevía a hacer esta ruta en coche…pero es factible, como pudimos comprobar.

mirador del fin del mundo

A medida que vamos subiendo, la “foto panorámica” se va ampliado hasta que llegas arriba del todo. Cuando termina la pista asfaltada, comienza otra de tierra, seguimos un poco más y, allí está el cartel del Mirador del Fin del Mundo.

mirador del fin del mundo

El Mirador del Fin del Mundo

mirador del fin del mundo

Desde este punto panorámico vallado las vistas sobrecogen: El cañón del valle del río Alhama, los badlands rojos, anaranjados, verdes…, los pueblecitos blancos de alrededor dan un toque de encanto y rompen lo abrupto del paisaje.

Es uno de estos sitios donde te pones a respirar fuerte, porque el aire es mejor, donde no puedes dejar de mirar porque todo es nuevo e increíble.

mirador del fin del mundo

Nosotros pasamos un buen rato paseando por el borde del Mirador y allí mismo hicimos una parada para que los peques merendaran y buscaran sitios familiares…¡casi podíamos ver nuestra cueva!

mirador del fin del mundo

Cuando ya se empezaban a ver los colores de la puesta de sol decidimos bajar antes de que anocheciera e ir disfrutando por el camino. Evidentemente, la bajada fue más rápida y pronto llegamos al coche.

Otras recomendaciones
  • Por supuesto, se puede hacer la ruta con silleta de bebé, pero es bastante dura (tanto para subir como para bajar…), pero es posible.
  • Llevad agua y haced la ruta con muchas paradas si vais con niños.
  • Para comer, en Purullena hay un montón de opciones de tapeo, raciones, menú: Restaurante La Ruta del Sur, La Taberna o Las 4 hermanas son sitios de referencia.
  • Si queréis seguir de Ruta, podéis combinar esta caminata con una visita al Monumento Natura de las Cárcavas del Marchal, un macizo arcilloso que se caracteriza por presentar formaciones acarcavadas de gran belleza, producidas por la acción erosiva del agua, y cuevas artificiales hechas por el hombre desde la Edad Media para construir refugio, viviendas, silos, apriscos, palomares,… y hasta iglesias.
  • Otra posible combinación es una visita a Guadix: https://www.cuevas.org/que-ver-en-guadix-con-ninos/

¡Y hasta aquí nuestra ruta de esta semana!

Esperamos que la disfrutéis mucho y nos dejéis vuestros consejos, opiniones, comentarios…