¿Quieres saber más sobre las casas cueva en Granada? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta singular forma de vida y, por supuesto, te recomendamos las mejores opciones para conocerlas.

 

Las casas cueva en Granada son una de las atracciones turísticas de la provincia: Su peculiar arquitectura, que nos recuerda a los “hobbits”, es una de las estampas más fotografiadas por los turistas.

Se trata de cuevas en su mayoría restauradas por el hombre, integradas en el paisaje y que han servido como viviendas desde el S.XV.

casas cueva en Granada

Un poco de historia

La historia de las casas cueva en Granada tal y como las conocemos hoy comienza en el S.XV, durante la Reconquista. Aunque el hombre ha habitado desde siempre en cuevas naturales, adaptándose a ellas, este momento fue crucial, ya que en este caso, el hombre empezó a adaptar las cuevas a sus necesidades.

Muchas de estas cuevas naturales eran utilizadas por las familias árabes que habitaban Granada y provincia para guardar el grano o para sus animales. Cuando en el S. XV fueron expulsados de Granada por los Reyes Católicos, muchos huyeron y comenzaron a vivir en estas cuevas a modo de refugio. Se crearon pequeñas comunidades dedicadas mayormente a la agricultura y pastoreo.

Poco a poco, la situación de “proscritos” de estas personas se fue estabilizando, con muchos de ellos convirtiéndose al cristianismo. A la vez, estos pioneros comenzaron a modelar las casas cueva, ampliándolas, dotándolas de más luz y, por supuesto, de más confort.

El arco de medio punto, que es la característica más reconocible de las casas cueva en Granada, fue una novedad introducida por los árabes: Permite que el peso del techo recaiga directamente sobre los muros. De ahí que las paredes de una cueva sean tan gruesas.

Estas pequeñas comunidades de casas cueva en Granada, surgen en los extrarradios de los pueblos y ciudades, pero, con el paso del tiempo y el crecimiento de estos, se van integrando en el paisaje urbano.

casas cueva en Granada

Saltamos al S.XX

La tradición de las casas cueva en Granada perdura como un hábitat familiar normal, aunque a medida que los núcleos urbanos crecen y, sobre todo, cuando en el siglo pasado comienzan a construirse edificios asequibles, como los pisos o las VPO, las familias se mudan a estas viviendas más modernas, abandonando o vendiendo sus cuevas familiares.

Las casas cuevas en Granada quedan relegadas a unos pocos “obstinados” y a personas con pocos recursos.

Alrededor de 1990, comienza un movimiento de recuperación de las tradicionales casas cueva. Se trata de rescatar esta antigua forma de vida adaptándola y mejorándola con nuevas técnicas.

Una de las mejoras es llevar el agua directamente a la cueva. Las tuberías antiguas no eran muy seguras y, si se rompían, ocasionaban graves daños. Antes de los nuevos sistemas de tuberías, este tema era una complicación que se resolvía construyendo una casa normal pegada a la cueva que servía para la cocina y el baño. Con los nuevos sistemas, no hay problema en tener ya agua en una cueva, con lo que muchas familias se deciden a restaurar sus antiguas cuevas familiares.

Con el paso del tiempo, las casas cueva en Granada pasan de ser “infraviviendas” a ser viviendas familiares modernas, dotadas de todas las comodidades y “deseadas” por todo tipo de familias, inversores…

casas cueva en Granada

Ventajas de las casas cueva en Granada

Las casas cueva en Granada son viviendas ecológicas, seguras e integradas en el paisaje.

¡¡¡Ya no somos “hobbits”, somos “hipsters”!!!

1. Temperatura Constante

Una de las principales ventajas ecológicas de la casa-cueva está en su agradable temperatura interior. La construcción particular de las casas-cueva genera condiciones climáticas equilibradas: fresco en verano y protección contra el frío en invierno. Otra ventaja es la agradable humedad del aire, en torno al 50%, en contraste con los espacios sobrecalentados en invierno de las casas convencionales y la escasa humedad relativa del aire. Por el contrario, la densidad del aire de las casas-cueva representa una situación ideal para un aireamiento controlado.

2. Ahorro de energía 

Una de las consecuencias directas de esta temperatura constante es el ahorro de energía, que puede llegar al 50% cada año. Puesto que las necesidades de energía y calor de las casas mal aisladas son, junto con la movilidad y el transporte, la mayor contribución al cambio climático en el área del consumo privado, la casa-cueva puede ser considerada extremadamente respetuosa con el medio ambiente.

3. Protección contra tormentas y terremotos

A causa de su tipo de construcción, las casas-cueva están óptimamente protegidas contra las tormentas fuertes, puesto que no pueden ser arrastradas por el viento ni volcadas. Su estática y su falta de esquinas y de partes que sobresalgan (tejado) evitan además casi todos los puntos de ataque que podrían hacer que los efectos de la tormenta resultasen mayores.

La estabilidad de las formas redondas en combinación con el armazón de red es ideal para la protección contra los terremotos.

4. Protección y aprovechamiento del paisaje

Las casas-cueva se integran perfectamente en el paisaje. Sus tejados de tierra se acoplan de manera natural con el entorno y, de esta manera, protegen el paisaje. Los tejados verdes devuelven una parte del paisaje y realizan una contribución al equilibrio de oxígeno y nitrógeno. Además, gracias a que las casas-cueva están recubiertas de tierra, se gana superficie de uso. Además, las casas-cueva pueden colocarse en terraza en los lugares adecuados. La posibilidad de construir bajo tierra, hasta los límites de lo posible, combinada con la construcción en terrazas, hace que el uso de la tierra sea extremadamente ahorrativo. A pesar de la densidad constructiva, la naturaleza conserva sus superficies verdes. En contraste con las casas convencionales, las casas-cueva pueden integrarse en terreno montañoso y así adaptarse al paisaje natural.

5. Protección contra incendios

En comparación con otros materiales de construcción, como la madera, las casas-cueva cuentan con una protección contra incendios muy buena, puesto que el material principal es la arcilla.

6. Iluminación

En contraste con la creencia de que las casas-cueva son oscuras en su interior, actualmente muchas están construidas de tal manera que cuentan con fachadas de cristal y cúpulas redondas que permiten que los espacios habitados sean claros y luminosos. También los baños y las estancias accesorias pueden iluminarse parcialmente con cúpulas.

¿Qué puedes hacer en las casas cueva en Granada?

Actualmente, existen unas 300 cuevas destinadas a servicios turísticos: Hoteles en cueva, bodegas, museos, restaurantes y hasta tablaos flamencos.

Alojamientos

1200 plazas hoteleras en la provincia dan para elegir la cueva que mejor se adapte a tus necesidades: Agradables y luminosas estancias con chimenea y wifi donde dormirás como un niño.

Nuestro recomendado, por supuesto, Cuevas La Granja.

casas cueva en Granada

Bodegas

La especial temperatura y nivel de humedad de la cueva confieren un carácter diferente a los magníficos vinos de Granada.

Los más ricos y galardonados están en Bodegas Pago de Almaraes.

casas cueva en Granada

Museos

Si quieres conocer más de cerca la historia de las cuevas, el mejor sitio es el Centro de Interpretación Cuevas de Guadix.

Restaurantes

Sitios como el Restaurante Cuevas La Granja o la Brasería La Tinaja aúnan una excelente cocina con preciosos salones en cueva.

 

Tablaos Flamencos

Uno de los mejores tablaos del Albaicín granadino, El Templo del Flamenco, te sorprenderá por su increíble ubicación y construcción…y ofrece uno de los espectáculos flamencos más auténticos de Granada.

casas cueva en Granada

Esperamos haber despertado tu curiosidad. Si quieres saber más, ¡las casas cueva en Granada esperan tu visita!

 

Fuentes: Asociación Andaluza de Cuevas Turísticas, Oficina de Turismo, Wikipedia.